37v

- ¿Te parece Chenko, que aún hay posibilidades de salvación?-
- Me parece que ustedes disminuyen las suyas con cada minuto que nosotros transcurrimos aquí adentro.-
- Tal vez tengas razón, tal vez tengamos que darnos cuenta de eso y aceptarlo. Pero entiendes también lo que ustedes representan para nosotros; se han integrado como elementos imprescindibles en nuestro plan.-
- ¿Y estos cadáveres que acabo de regalarte aquí? ¿No te sirven?-
- Tanto como un puñado de tierra seca.-
- Jamás obtendrás nada de nosotros…-
- Sabes que tampoco cederé terreno alguno.-
- Podemos vencerlos. Tal vez a fin de cuentas verdaderamente disfrute escuchando como se rompen todos y cada uno de tus ligamentos.-

- Te propongo algo Chenko; simplemente no los dejare ir como si aquí nada hubiera sucedido.-
- Más te valdría, sabes que no tienes más remedio.-
- Estás en mis manos; debes darte cuenta.
- Acércate un momento y descubrirás lo contrario.-

- Te propongo un trato, algo sencillo, simple.-
- No negociaremos nuestra libertad; de ninguna manera.-
- Yo haría lo mismo –dijo con lentitud y tacto Papish- exactamente lo mismo; no negociaría absolutamente nada. ARREBATARIA mi libertad.-

- ¿Me estas sugiriendo que subamos y terminemos en sus cuerpos lo que iniciamos aquí abajo?-
- Digo que yo en tu lugar, demarcaría mi terreno y dejaría perfectamente claro mi capacidad e intenciones de salir de aquí…-
- ¿Qué tienes en mente, perra?

- ¿En verdad quieren salir de aquí?
- ¡Sorda o estupida! ¡Escoge lo que quieras que piense de ti!-
- Jejeje… muy bueno… el asunto corre de manera simple. En el fondo, creemos que aun podemos someterlos y utilizarlos en nuestro provecho. Pero tras el destrozo que vemos nos han causado tenemos algunas débiles dudas alrededor del asunto; así que no nos arriesgaremos a nada. En suma, lo único que impide que realicemos alguna especie de trato con ustedes es que demuestren para nosotros y a ustedes mismos que somos incapaces de dominarlos.-
- ¿No te basta lo que has visto? ¿Lo fácil que hemos acabado con tus hombres?-
- No; eso pudo haber sido casi un accidente, un evento fortuito.-
- Fortuito… perra…-
- Déjame decirlo rápido y sencillo; y en realidad esto será algo muy bueno para todos: En uno de los túneles, uno que entiendo estuvieron aporreando con la estupidez que los caracteriza, se encuentra un compañero nuestro. En algún momento fue un hermano para nosotros: pero un momento después cometió un error imperdonable, y, y pues… no pudimos perdonarlo.-
- ¿A que te refieres?-:
- A que en uno de los túneles –el que estaba sellado- se encuentra un infectado. Uno de los pocos que quedan en toda esta zona. Era un buen elemento, bastante jovial, sobre todo cuando no estábamos en una bañera hirviente siendo perseguidos por una jauría de demonios infernales. Era uno de la compañía de Drazziel, uno de los pocos militares que se quedaron por aquí antes de se volviera imposible escapar del todo. Pero se contagio y no pudimos acabarlo, no del todo, así que nos limitamos a darle un confinamiento más o menos seguro, y a esperar que muriera. Pero tenemos una sospecha: el túnel en dónde lo confinamos no era del todo una prisión sin salida. Pensamos que el maldito puede entrar y salir del complejo. Incluso sospechamos haberlo visto afuera, cuando nos ha sido posible atisbar al exterior.-
- ¿Y nosotros que tenemos que ver en su estupida historia?-
- Claro y sencillo Chenko, sin trampas: váyanse de aquí. Lo único que tienen que hacer es salir por ese túnel.-
- ¿Cómo dices maldita?-
- Puede ser un día de suerte; el infectado puede estar ya muerto, o lejos de aquí. Y si eso es posible, ustedes también lo estarán en unos cuantos minutos. Y si no fuera así, entre todos ustedes pueden derrotarlo con toda facilidad.-

No comments: