6.6.1

A pesar de los ojos atentos de todos en el país, de la vigilancia casi inconciente de todos sobre la base aérea militar en Madrid, a los nueve días de la infiltración en Quimeranesis, se sucedieron los primeros tres casos de la infección en España, mucho antes que en otros países intermediarios a Daguestán.

Y la fuente de dicho contagio no provino de lo que fuera que hubiese llegado en avión desde Dresde.
Fue un contagio interno, producción nacional. Una cepa que estaba evolucionando de otra manera, hallando nuevos y propios caminos.



........

1 comment:

canelaman said...

Muy bueno, como siempre. Y ahora lo pones aún más interesante ¿con la reaparición del eslabón perdido en la operación "limpieza de pruebas infiltracion"?.

No, si al final va a resultar que la famosa base de Quimeranesis sí que estaba en España :). Aunque resultaría gracioso que se estableciesen estudios biológicos con fines militares en territorio de un país que (según palabras del propio autor) había visto relegado (junto con Paraguay) del grupo de gobiernos implicados de primer nivel. Bueno, está en manos del autor el revelar todas estas incógnitas ;).

Un aviso de un lector asíduo, cuidado con los focos de infección, puesto que si la trama se desarrollará como pienso, sólo podrás tener dos válidos en España: el del avión que aterrizó, y el de la fuga de Quimeranesis. Puesto que la infección vía vuelos regulares (como sugería MC en su blog) no será válida a menos que el virus mute a un estado menos "rápido" en el momento de la infección.

Salu2.

P.D.: Intentaré entablar contacto vía correo pronto